La ropa interior en la imagen personal

De adentro hacia afuera

POR CAROLINA AUBELE / PARA CLARÍN BUENA VIDA

La lencería es uno de esos lujos que la mujer se da, para sentirse cómoda y femenina, y para hacer uno que otro guiño seductor. Criterios para elegirla y evitar ajustes innecesarios.


La ropa interior es una herramienta para nuestro aspecto exterior cotidiano, hay que armonizarla con lo que llevamos puesto.

Para acertar en la elección, es fundamental definir cuál es el uso que le vamos a dar, ya que según la ocasión varían notablemente. 

La ropa interior puede usarse a diario debajo de la ropa que vemos, también podemos usarla como parte de la ropa exterior, cuando vemos breteles y debajo de transparencias, la que usamos para seducir y esa es toda la vestimenta que llevamos. También está la ropa interior para deportes con funciones de sujeción específicas para cada actividad.

La que se lleva en el día a día tiene dos funciones fundamentales; por un lado, higiene y sujeción y, por otro, que colabore con que se vea bien la ropa que llevamos puesta. 

Este tipo de ropa interior tiene que ser invisible, color carne, lo más al tono de la piel posible, sin puntillas, encajes y demás detalles que pueden parecer divertidos, pero que realmente pueden destrozar el look sobre todo cuando se usa ropa al cuerpo o tejidos de punto.


Los colores negro, blanco o natural son aconsejables para prendas al tono exclusivamente, mientras que el nude o piel evita que se transparente la diferencia de tono y se logra una imagen más prolija y con superficies de prendas visualmente parejas.

Este tipo de ropa interior tiene que calzar al cuerpo, firme pero sin ajustar. Recordar que los elásticos apretados o con relieve pueden crear rollitos inexistentes incluso en personas delgadas.

Las texturas sedificadas hacen que la ropa se deslice mejor y no se trabe, manteniendo una caída natural. En tanto, la ropa interior de algodón es más saludable, pero impide que la ropa resbale bien, que pueden generar globos y arrugas extrañas en las prendas.


Infaltables

-Ropa interior neutra y básica, costuras invisibles o incluso terminadas con cortes láser sin elásticos, que ajusten con calce excelente.

-Musculositas de breteles finitos en microfibras para prendas con algo de transparencia, en negro, blanco, natural y carne.

-Ropa interior deportiva, que sujete bien en el caso de los corpiños, bombachas de algodón. Para los deportes específicos, prestar mucha atención a las necesidades del cuerpo ya que la ropa interior con adecuada sujeción para cada deporte aporta grandes beneficios fncionales y comodidad.

-Sets de ropa interior como ropa exterior.

-Ropa interior accesoria, son las prendas que tienen color, un bretel o algún detalle que puede ser visto y que puede tenerse en cuenta de forma creativa. Las tendencias van y vuelven; cada tanto se usa que se sugiera algo de ropa interior, también con las musculosas en verano puede ocurrir que un bretel se vea; en estos casos, es bueno no dejarlo a la deriva y si la idea es que se vea, que se integre al look por color o por textura. En las transparencias, los corpiños pueden tener algún diseño pero lo que es importante es que si se va a ver o sugerir, este tipo de ropa interior tiene un valor accesorio , tanto como un collar o un brazalete. No son indispensables, ya que no se trata de un estilo que se adapte a todas las mujeres, ni tampoco que le guste o las haga sentir cómodas a la mayoría.

Una buena elección es la base de un buen look, ya que, aunque nada de la ropa interior asome, si ha sido bien elegida y resulta confortable, contribuye a que te veas espléndida.
La autora es diseñadora de moda y asesora de estilo, autora de Secretos del Vestidor y Secretos del Vestidor para Embarazadas, editorial Aguilar; www.carolinaaubele.comwww.maisonaubele.com

Para ver este artículo online: 
Ilustración por Carolina Aubele

Comments

Popular Posts