El cuerpo bello integral

Rumbo a la primavera, el cuerpo en armonía

POR CAROLINA AUBELE / ESPECIAL PARA DIARIO CLARIN, BUENA VIDA

Sentirse bien con uno no se limita a mirarse en el espejo y aprobar el look. También tiene que ver con mantener la salud, el peso adecuado y, sobre todo, con aceptarse y quererse más.

Como casi todo en la naturaleza durante el invierno, vivimos más en los interiores, nuestro cuerpo necesita más calorías, acumulamos grasas, la piel no ve el sol y nos abrigamos con capas de ropa, de modo que el cuerpo queda cubierto durante varios meses. 

Cuando se acerca la primavera, empezamos a pensar qué vamos a hacer con el cuerpo para ponerlo a punto nuevamente.

El cuerpo delgado es sano en su justo equilibrio, ni el peso de menos ni el exceso son buenos. Sobre todo cuando estos desequilibrios afectan la salud notamos cuán dañinos pueden ser.

Solemos pensar en el cuerpo que mostramos desde la estética: al vernos bien, nos sentimos bien, pero más equilibrado es sentirnos en verdadera armonía con él.

Para sentirnos bien con nuestro cuerpo y, a partir de ahí, mejorarlo y cuidarlo, necesitamos comenzar por amarlo, dejar de culparlo por las características que no nos gustan, muchas devenidas en complejos. Querer a nuestro cuerpo como está hoy, cualquiera sea su estado, es la base de toda mejora, grande o pequeña.

Sólo podemos embellecer lo que amamos, nuestro cuerpo, nuestra casa, todos los espacios que habitamos.
 

El amor es, entre otras cosas, el compromiso constructivo que resiste todo. Así recuperamos el poder para ser libres en el camino de la propia belleza.

Una vez reestablecido el amor verdadero por nosotros mismos, comienzan las otras fases del proceso de mejoras. Necesitamos tener una mirada lo más objetiva posible, vernos de una forma integral, ver qué es lo que queremos mejorar y definir esas intenciones con las cuales comprometernos.

Una vez definidos los objetivos, sigue realizar un plan de acción, esto es, un diseño propio, personal, de cada uno. Podemos pedir ayuda a especialistas, pero no podemos depositar en ellos la responsabilidad del cambio. 

Alcanzar los objetivos del plan de acción van a necesitar de nuestra disciplina, por lo que tenemos que estar realmente convencidos de que cualquiera sea el entrenamiento elegido, va a funcionar.

Existe un aspecto muy elevado en la disciplina, ya que mientras realizamos ejercicios, tratamientos y dietas, como cualquier sacrificio que hacemos con un propósito concreto, atravesamos por distintos estados de la mente, tentados a abandonarlo, por dudas, por agotamiento, cansancio, dolor, tentaciones. Pero también vencemos el facilismo, escuchamos menos la opinión de los demás y más la propia, aprendemos de auto motivación y fortalecemos la relación con nosotros mismos.

La mejora del cuerpo integra cuerpo, mente y espíritu, por eso es importante integrar no solamente ejercicios , entrenamientos y cuidar la alimentación. También hay que ocuparse de mejorar la energía, la salud, cuyo resultado se ve también en la piel, cabello y la energía en general más allá de bajar de peso por tablas y cantidades de calorías. 

El cuerpo bello es un cuerpo que tiene la energía en equilibrio, que es vigoroso, sano, fuerte y también en su peso.

Sé amable y paciente con vos mismo en el proceso de cambio y no te detengas hasta hacer de vos lo que realmente querés lograr.


* La autora es diseñadora de moda y asesora de estilo, autora de los libros Secretos del Vestidor y Secretos del Vestidor para Embarazadas, de Editorial Aguilar; www.carolinaaubele.com; www.maisonaubele.com

Comments

Popular Posts