Todos los cuerpos pueden verse bien

Del libro Secretos del Vestidor, Editorial Aguilar  Penguin Random House. 
por Carolina Aubele 

El arte del ilusionismo

“Nada por aquí, nada por allá”, dicen los ilusionistas, y lo que hacen es desviar la atención de aquello que no quieren que se vea y llevarla hacia otro lado mostrando algo digno de mirar. Desviar la atención no significa tapar ni ocultar. Cuando se busca ocultar se consigue exactamente lo contrario; lo que se oculta siempre aparece. Si una mujer con caderas muy anchas y piernas corpulentas se pone una falda fruncida o usa ropa tipo cortina, conseguirá llamar la atención sobre esa parte del cuerpo; lo adecuado es usar prendas que estilizan sobre esas zonas y
desviar la atención hacia otro lado, un lindo escote, por ejemplo, que enmarque bien el rostro. Lo que no nos gusta tiene que estar presente pero sin llamar la atención. Se trata de mostrar lo bello y disimular o encontrarle un aspecto interesante a lo que no nos gusta. Desviar la atención supone neutralizar: esto puede lograrse usando colores neutros, géneros que no tengan mucho brillo
ni grandes estampas ni bordados, y prendas holgadas, que no ajusten pero que tampoco tengan mucha tela. Las zonas corpulentas o gruesas pueden balancearse. Resaltando las piernas, los hombros, el escote (no todo junto, por supuesto). Pero, atención, una cosa es lucir un lindo escote que deje ver algo de piel y enmarque el rostro, y otra muy distinta usar prendas que tomen el busto como punto de
atención, un recurso poco elegante que conviene evitar. De lo que se trata es de buscar y acentuar los puntos fuertes y los encantos personales. Todo el cuerpo es potencial para este trabajo: cabello, mirada, rostro, manos, brazos, hombros, espalda, cadera, abdomen, piernas, rodillas, tobillos, pies.

La silueta y la forma integral del cuerpo

La palabra “silueta” nos hace pensar en la forma del cuerpo real. Pero si hay una silueta del cuerpo real, también hay una silueta del cuerpo vestido. La silueta del cuerpo vestido está determinada por la ropa que usamos, no por el cuerpo real que llevamos debajo. El vestido, por supuesto, no puede modificar las características de la silueta real, pero sí puede replantearlas, modificando las proporciones al desviar los puntos de atención, siempre considerando el cuerpo como un todo. Las mujeres tendemos a obsesionarnos con alguna parte que no nos gusta, pero el cuerpo siempre es un cuerpo completo, y no está separado de las actitudes ni de la forma de ser. Mirarnos integralmente, aceptarnos sin obsesiones, sentirnos bien,  es lo que hará que nos veamos bien. Y si además practicamos el arte del ilusionismo considerando el cuerpo en su totalidad y elevando su potencial, nos veremos espléndidas.

Si te encanta este artículo y lo queres compartir, recordá citar a la autora y editorial.

Para comprar Secretos del vestidor , podés hacerlo en Maison Aubele y las librerías mas importantes de Argentina 

Maison Aubele 
Ave. Medrano 1342. Palermo Soho Bs.As. , Argentina  
Lu a Vi de 14 a 20:30 hs
+54 11  48 62 94 12  info@maisonaubele.com
www.maisonaubele.com     

Para recibir invitaciones y novedades mensuales suscribite a nuestro newsletter enviando un mail a info@maisonaubele.com

YouTube http://www.youtube.com/user/carolinaaubeletv
Twitter @Maisonaubele

Comments

Popular Posts