Perfumes en la imagen y el estilo personal

Dar la nota

POR CAROLINA AUBELE / ESPECIAL PARA CLARIN

Un perfume expresa lo que somos y cómo nos sentimos de manera no verbal. 



Me pidieron que diseñase un perfume inspirado en el amor. Ese fue el origen de Love Scent, una nueva fragancia que desarrolle por pedido de Tribeca Cosmetics.

Quise hacer algo elegante, delicado, que reflejase la fragilidad femenina con un espíritu consistente, sensual e independiente. 

Por eso trabajamos sobre las diferencias instancias de su creación.

Un perfume es algo muy sutil, ya que anuncia nuestra llegada, es un recuerdo que queda en el ambiente o la memoria olfativa de alguien cuando ya no está.

Expande nuestro yo en el aire mientras estamos presente y, como la imagen, es otra forma de lenguaje no verbal. 

En la sensualidad y la atracción despierta placer en el sentido del olfato y lo maravilloso es que, como la ropa, cobra vida cuando se integra con la piel de cada persona. 

Un perfume termina siendo distinto porque cada piel reacciona de maneras sutilmente diferente aportando lo suyo en el proceso de perfumarse.

El perfume tiene tres momentos, notas, que traducen su evolución una vez que sale del envase. La salida, el corazón y la base.

Las de salida conforman el aroma que se siente al principio. En Love Scent es de manzana roja, azahares de naranjas, ciruela. La fragancia que sentimos luego es el corazón, en este caso de rosas blancas, lilly, vainilla y orquídeas.



Luego de unos minutos y, finalmente la base de perfume, es lo que integrado al olor y química de nuestra piel perdura; en este caso, es el ámbar blanco, una de mis fragancias favoritas, sándalo y almizcle.

Distintos tipos
Como para comprender mejor y poder leer los perfumes, que familias y a qué atmósferas nos transportan, hablamos de fragancias florales que pueden ser frescas o dulces, dan sensación de frescura, volátiles, son sensuales en sentido femenino y asociadas según como estén combinadas al verano y la primavera. 
Las esencias frutales y cítricas, suaves o intensas, aportan cierta acidez y frescura y le dan un toque alimonado a las fragancias también veraniegas y aportan sensaciones de bienestar y renovación, de limpieza.

Las fragancias orientales son mas sensuales, fuertes y con un aire místico, están compuestos por notas como el patchouli y el almizcle entre los más importantes, tienen algo de las especias y flores en el equilibrio final.

Los aromas amaderados remiten a la madera, a los bosques secos, las cortezas, según como están. Los de tipo cuero son más invernales densos, profundos y masculinos, huelen a tabaco, papel, madera.

Los boscosos son frescos y remiten a los aromas de los bosques húmedos, pinos, brotes, hierbas frescas, ideales para verano, también se utilizan mucho en fragancias deportivas y masculinas.

Los especiados son fuertes, con carácter, tomados de especias y maderas orientales, tienen profundidad, son pesados, es conveniente no abusar de ellos, pero cuando están mezclados con otro tipo de fragancia, le dan cuerpo y carácter.


Así como la ropa y los accesorios, llevamos puesto lo que nos identifica. Integrado a cómo nos sentimos, lo equilibramos con nuestro estado de ánimo y así elegimos cómo nos presentamos.

¿Qué aromas hablan de vos? ¿Qué fragancias te armonizan para estar en equilibrio y sentirte y verte mejor?

Comments

Popular Posts